Los pies del Cautivo

A sus pies se postra un barrio, su gente, sus vecinos. Para conseguirlo solo ha necesitado entregarse, darse a cambio de nada. Así ha cautivado el Divino Redentor a Santa Isabel. Solo hay que visitar la parroquia dedicada a la Santa para apreciar el crecimiento paulatino de un carisma cofrade que ha calado en…