César Carcelén

La Clemencia inicia la celebración de su 75º aniversario como hermandad de Pasión

La Cofradía de la Clemencia inicia este mes de mayo la celebración de su 75º aniversario como hermandad pasionista. Sin embargo, la incertidumbre motivada por la crisis sanitaria y el consiguiente estado de alarma impiden a la cofradía de la Magdalena anunciar los actos y cultos previstos para conmemorar esta efeméride. «Tenemos prevista la presentación de un cartel conmemorativo, cultos extraordinarios, algunas conferencias, pero no podemos avanzar más en contenido porque es complicado. Queremos ser cautos y lo que se pueda organizar, que sea con la información previa adecuada y con seriedad al realizarlo», comenta e hermano mayor, Jesús Juárez.

Precisamente es el máximo responsable de la hermandad de la Clemencia el que se ha dirigido a sus cofrades con una carta en la que recuerda a los cofrades que han pasado por la hermandad durante estos años y mira al futuro con la ilusión y el carisma que siempre ha distinguido a esta corporación del Martes Santo. «El cinco de mayo de mil novecientos cuarenta y cinco, un pequeño grupo de cofrades consiguieron reanimar la vida de una Cofradía, con sede en la Iglesia Parroquial de Santa María Magdalena, que estaba a punto del hundimiento y el olvido en la historia», comienza la misiva.

«Precisamente hoy comenzamos a vivir el setenta y cinco aniversario de nuestra Cofradía en su incorporación a la Semana Santa del Santo Reino. Hoy empieza la celebración de un momento histórico para nuestra Cofradía y, a pesar de la situación que vivimos actualmente, tenemos que estar contentos y orgullosos por ello, ya que la ilusión debe ser la fuente de actividad de nuestra Cofradía», señala Jesús Juárez, que pide que «el Espíritu de Dios esté siempre presente y sea motor que haga funcionar a esta gran familia cristiana, siguiendo los pilares por los que tiene sentido la Cofradía de la Clemencia: la caridad y la ayuda al necesitado, la formación en espíritu y en valores, el culto a Nuestros Titulares, la adoración al Santísimo Sacramento y la evangelización con la Palabra de Dios».

 

Todos los comentarios cerrados en la web.