Manuel J. Quesada Titos

Pan de vida

El Obispo de Jaén, D. Amadeo Rodríguez Magro, presidió la Fiesta del Año de la Hermandad Sacramental de San Ildefonso, el culmen a una intensa semana de charlas y cultos con el Santísimo Sacramento como protagonista. Durante su homilía Don Amadeo subrayó la importancia de la Eucaristía en la vida de un cristiano. “Estamos celebrando la eucaristía, pero además estamos recordando que la Eucaristía es para nosotros, ante todo y sobre todo, la fe. Decía el Papa Benedicto XVI, en la Jornada Mundial de la Juventud que se celebró en Colonia, que se hizo un silencio tan bonito que hubo una especie de fusión entre el corazón y la vida de aquellos jóvenes que estaban adorando a Cristo en el altar, en la Eucaristía y después en la adoración eucarística. Porque, ante todo y sobre todo, poner nuestra vida ante el amor de Dios,  es poner el amor en Cristo Jesús, en el Misterio pascual, que es su muerte y su resurrección, que adoramos en la Eucaristía”.

Igualmente, Monseñor Rodríguez Magro recordaba que “la Santa Madre Iglesia nos dice a todos: sacerdotes, consagrados o hombres y mujeres consagrados por el Bautismo, fundíos en Cristo Jesús, en el Espíritu de Cristo Jesús y en ese modo de ser y de vivir que son las Bienaventuranzas, sabiendo que toda unión con Cristo es siempre unión con nuestros hermanos. El que se funde con Cristo, tiene que fundirse también con los sentimientos de Cristo y la acción de Cristo, que es por nosotros y para nosotros, que es para la salvación del reino y es para el servicio a los demás. La Adoración es siempre la mayor y mejor fuente de un cristiano”.

“Que esta preciosa fiesta que estamos celebrando nos lleve hacia Cristo y nos lleve a fundirnos en los sentimientos de Cristo y a vivir como Él, con el espíritu de las Bienaventuranzas”, finalizaba.

Tras la Santa Misa tuvo lugar la procesión claustral con el Santísimo Sacramento, visitando diversos altares preparados para la ocasión, para concluir con la bendición, la reserva del Santísimo y el Salve a la Virgen de la Capilla.

 

Fotografías: Manuel J. Quesada Titos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *