¿Cofrades?

No pocas veces escuchamos por todo el entorno jaenero de olivares a gente hacerse llamar “cofrade”, sobre todo en esta época que se acerca, con el traslado de una imagen de Pasión hasta el templo mayor de la Diócesis, la imposición de la ceniza y el comienzo en cada hermandad a montar sus altares para los titulares, los pasos procesionales, organizar todo el servicio de procesión, cuerpo de costaleros, mantillas… Pero, ¿qué es un “cofrade”? Si consultamos en la Real Academia Española encontramos: “persona que pertenece a una Congregación o Hermandad, con autorización competente, para ejercitarse en obras de piedad”.
Todo aquel que se une a una Hermandad o Cofradía, se hace llamar “cofrade,” pero observamos que no todos estos corresponden a un perfil, de lo que debería ser el espejo donde mirarse la sociedad.
Ser “cofrade” no es llevar un cirio en un desfile procesional, ni asistir a la eucaristía previa a la Estación de Penitencia. Tampoco es colocarse delante de un paso procesional y decir lo guapa que va la Virgen con su nueva saya. El círculo de Hermandades y Cofradías está lleno de esos “cofrades” de capirote, como algunos los llaman, aquellos que solamente aparecen por las Hermandades cuando comienza a moverse el ambiente folclórico, esos que solamente se acuerdan en Semana Santa de que una vez, hace mucho tiempo, existió una persona a la que llamaban Jesús, que defendía a los pobres y curaba en nombre de Dios; aquel que, por decir algo realmente coherente, fue tomado por loco y acabó asesinado.
¿De verdad esas ideas y principios que Él defendía están vigentes y son prioridades en nuestras cofradías actuales, o se han trastocado y se ha hecho una religión “light”, “a gusto de consumidor”?, ¿los “cofrades” son esos Testigos de Dios en el mundo, o simplemente personas que sacan imágenes de madera a la calle, ornamentadas con grandes y valiosos adornos?
En nuestras Hermandades y círculos religiosos, a veces se da más importancia a la belleza estética que tenga una cierta imagen, y no a su significado. Esa imagen que representa a una Santa Mujer llamada María, se queda solamente en una escultura que no tiene sentido ninguno si los propios que la llevan y ornamentan no siguen las bases del cristianismo al cual se supone que pertenecen. Si esos no se preocupan de lo que le pasa al que está a su lado, si no toma conciencia de que él vive bien porque otros lo están pasando mal, ya que así está de mal organizado el mundo, si no siente algo en su interior al ver que aún en el siglo XXI en el que estamos hay gente que sigue muriendo de hambre, que niños siguen siendo explotados y dedicados a la guerra, que cada vez los ricos son más ricos a costa de que los pobres sean más pobres… sin todo esto, las cofradías no tienen sentido.
En la actualidad no es raro ver que la Iglesia cada día está más hundida, y todo porque no se hace nada para defenderla. Se convierte muchas veces a la Semana Santa en un mero medio económico que atrae al turismo, por lo que interesa mantenerla para poder así reflotar, aunque sea un poco, la economía que cae en picado.
Cuando el cofrade tome parte en la vida activa de la Iglesia como institución cuya base es el estilo de vida de Jesucristo, entonces tendrá sentido ornamentar a esa reina sobre todo el cielo, con un sol sobre su cabeza y coronada con doce estrellas del universo, colocada sobre plata con la luna bajo sus pies. Que las flores más bellas se coloquen en su entorno, y una candelería derrame cera por las lágrimas de la muerte de su hijo. Cuando esa base se siga, tendrá sentido mover una bambalina al son de una marcha procesional, vitorear bajo una trabajadera al Rey de los judíos, para mostrar cómo fue ejecutado como un vulgar criminal por defender a los más desfavorecidos, y así cumplir la Sagrada Escritura.
Ser COFRADE es seguir el camino de Jesús de Nazaret, llevar cada uno su cruz a cuestas hacia el monte Calvario, saber qué es lo que preocupa a cada uno de los que nos rodea, y ver que son las pequeñas cosas de cada día lo que de verdad dan sentido a la vida, viendo la mano de Dios en cada gesto por parte del prójimo, y en la sonrisa de tu ser más cercano y querido.
Pero por desgracia, esto no está en todos los que conforman esta gran estructura eclesiástica, ya que defender a la Iglesia, “no está de moda”…, una pena. 

2 comentarios en “¿Cofrades?

  1. Realmente dices grandes verdades, pero si que he de decirte, que para muchos la SEMANA SANTA, es el CARNAVAL DE LOS CATOLICOS………..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *